PARKINSON | Un olor que afecta los movimientos y le arruina la vida a sus víctimas

12-04-2024   Por: Crítica Argentina

En honor al nacimiento del médico neurólogo británico James Parkinson, quien en 1817 fue el primero en describir la enfermedad como una "parálisis agitante", la Organización Mundial de la Salud designó el 11 de abril como el Día Mundial del Parkinson.

Desde entonces, este día se ha convertido en una oportunidad para generar conciencia y reflexionar sobre esta enfermedad que afecta a millones en todo el mundo.

El Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta los movimientos, con neuronas alteradas en la sustancia negra del cerebro y una disminución de la dopamina, un neurotransmisor crucial para coordinar los movimientos del cuerpo.

Su prevalencia mundial es del 0,3%, pero aumenta al 1% en personas mayores de 60 años, siendo más común en hombres que en mujeres. Sorprendentemente, también puede afectar a personas menores de 40 años.

Fases del párkinson, explicando el avance de esta enfermedad

En Argentina, aunque no hay estadísticas locales, se estima que cerca del 10% de la población entre 60 y 65 años podría tener la enfermedad, con algunos casos de Parkinson juvenil documentados. Es fundamental advertir sobre esta patología, especialmente sobre los síntomas premotores que aparecen mucho antes que los síntomas motores más evidentes.

Entre estos síntomas premotores se incluyen la pérdida de olfato (hiposmia), trastornos del sueño REM, constipación y depresión. La hiposmia, una reducción en la capacidad para detectar olores, puede preceder hasta 20 años a los síntomas motores, siendo un marcador biológico temprano de la enfermedad. Aproximadamente el 60-90% de los pacientes con Parkinson tienen déficit olfativo.

Cuales son las causas del Parkinson? | Centro Médico ABC

El olfato no solo nos permite disfrutar de los sabores y detectar alimentos en mal estado, sino que también cumple una función de alarma y es vital para mantener la higiene personal y las relaciones interpersonales. Por lo tanto, es crucial considerar la hiposmia como un síntoma temprano del Parkinson y comenzar los estudios y el tratamiento de manera temprana para mejorar la calidad de vida de los pacientes.